Tomates rellenos con bulgur y verduras

P3240023

 

La verdad es que los tomates, aparte de estar deliciosos y ser sanísimos pegan con casi todo. Vale, seguro que ahora muchos por ahí estáis diciendo, que los tomates de ahora ya no saben cómo los de antes y probablemente tengáis razón pero los tomates de “ahora” son los que tenemos y encima “ahora” hay tomates para todos. De cualquier manera, buscando podemos encontrar tomates ricos y si vives en una zona rural ni te cuento. Después de esta disertación sobre el sabor de los tomates os diré que hoy vamos a prepararlos rellenos de bulgur (sémola de trigo) con verduras. Yo os voy a decir unas verduras, pero este plato admite cualquier verdura que os guste.

 

INGREDIENTES (para 6 tomates)

 

6 tomates grandecitos

Una cebolla (yo he usado una morada pero vale cualquiera)

Medio calabacín

3 o 4 champiñones

Una zanahoria no muy grande

50 gr. de bulgur

50 cl. de nata (yo siempre uso baja en grasa)

Pan rallado

Aceite de oliva virgen extra

Sal y pimienta

 

ELABORACIÓN

En primer lugar vamos a escaldar los tomates para pelarlos, así que ponemos agua a hervir y mientras, con un cuchillo, hacemos una pequeña cruz en la base de cada tomate. Cuando el agua esté hirviendo echamos los tomates y los dejamos una par de minutos. Los sacamos y los metemos en agua fría, para parar la cocción. A continuación les cortamos la parte de arriba (como si fuera una tapa) y los vaciamos, con mucho cuidado de que no se nos rompan, los dejamos bocabajo para que escurran toda el agua.

Lavamos y picamos muy pequeñitas todas las verduras. Pochamos la cebolla y a continuación añadimos, la zanahoria, el calabacín y los champiñones. Echamos sal y las dejamos hasta que están blanditas. Mientras tanto pondremos a hervir el bulgur con abundante agua, durante 15 minutos. Una vez cocido, escurrimos y lo echamos en la misma sartén donde tenemos pochadas las verduras.

Precalentamos el horno a 180º

Cuando los tomates hayan soltado toda el agua los salpimentamos por dentro y por fuera y con una cuchara los vamos rellenando con el bulgur con verduras.  Una vez rellenos, echamos una cucharadita de nata en cada tomate (pero que se cuele dentro, con el relleno, no que quede arriba). Después espolvoreamos cada tomate con una pizca de pan rallado. Los horneamos durante 10 minutos. Se pueden servir con o sin tapa (la parte de arriba del tomate).  

Comentarios

Añadir un comentario: